El roba vacas, José Isoteco Palemón

José Isoteco Palemón

Originario de la comunidad nahua Acatlán, Municipio de Chilapa de Álvarez, región montaña baja, Estado de Guerrero, Biólogo titulado de la UNAM, docente de Educación Media Superior a Distancia, promotor de la lengua milenaria náhuatl, plasma su narrativa rescatando las tradiciones y costumbres. Participante en la estandarización náhuatl por parte del INALLI.

Autor del libro “Tlahtolitlatsomahle, Telar de Voces”.

José Isoteco Palemón, walehwa altepetl Akatlan, itlatitlanal Chilapan, kalpan tlanechiloyan Tepetlatsintlan, weyealtepetl Yaotl, neminilistlamatine ika weye kalmachtiloyan UNAM, tlamachtihketl ipan kalmachtelpochpan, notekiyohcha kanon kweyilia tlahtol nawatl, ika itlahkwilol tetsixpantilia iweyetahtsiwan. Techmotlaleane itech INALLI, kanpa nektlaliah nawatlahtohle. Iamoch itoka “Tlahtoltlatsomahle”.

El roba vacas

  Mis padres fallecen cuando apenas era yo un niño, tuve que ser adoptado por mis tíos, quienes vivían lejos de la población, y conforme crezco aprendo la carrera desenfrenada de ellos.

El tiempo pone todo a su sitio, mis padres adoptivos envejecen, tomo las riendas, las noches se han hecho para mí, recorro largas distancias a rastrear ganado, con mi agilidad, a cada madrugada, logro arrear puñado de reses, por donde paso, la gente se cuestiona porque no dejo rastro alguno, por más que ellos, dispersan cal, con mi atletismo intelectual, al encausar mi faena, a los reses les señalo con hierro candente, quedándome como dueño absoluto, los pobladores, víctimas de mis saqueos, despertaban sospechas:

―Será alguna bestia con pesuñas idénticas a la de nuestras reses ―dice una voz.

Transcurren meses, la organización se aprieta, sin importar las torrenciales lluvias, en cada vereda resguardan, para tratar de descubrirme, la vigilancia se tiende cada tercer día, justo esos días las reses amanecen completas, pues, no salgo a traerlas.

Tras una noche regreso ebrio, pierdo la noción del día y sin sueño, me sumerjo en aquella faena clandestina, entro a mi casa, de un baúl extraigo un par de calzados efectivos y me los pongo, con el alcohol dentro de mí, me pongo en camino a cometer el hurto, la luna en su color menguante brilla de más interpretando como un mal presagio y el viento aletea un canto feroz.

A mitad de la colina, los cazadores aguardan, me dejan pasar, no sentí sus presencias, arribo al Corralpitzco, una cerca deja ver un manojo de vacunos con perezoso movimiento de su cola espantando a los tábanos, saco unas cinzayas, en segundos la cadena cae al suelo y pronto arreo los orejanos, los animales se soasan con trabajo en los alambres recosidos, camino unos cuantos metros, me riegan haz de luces y me devoran con los ojos de pies a cabeza, intento escapar pero los ánimos de aquellos revelan energía, la multitud se agrupa en torno de mí.

―Morirás desperdicio viviente ―una voz sale en la oscuridad.

La muralla humana me arrastra a mi pueblo natal y aquellas personas se dan cuenta que el calzado que porto está diseñado de unas suelas de pesuñas de barrosos.

La noche avanza y cae el madrugueo, me encadenan y me castigan como es debido.

Ya amanece y mi cabeza cuelga.

 

En Nahuátl

Wakatlaxtekyomeh

Notahwan mikeh kwak nahwa nikonetl, netsatilanke nochohwan, yahmeh chantiyah wehka kanpa xaka okse chantiya, niwanoskalte niman oniwel itekiyotsiwan wan yameh kwikayah.

Kawitl kwaltsin opanok, nochotsiwan wewehchah, tlahkon nahwa onikyekan on tekitl, yewahle onohchi ika nahwa, nicholowa wehka kanpa nokonminanah wakaxtin, ika nochikawalis, kwak wahtlanese, miyek nikinwahwikah, kanpa notlaxteke, tlakameh notlahtolchah tlikine ixnokawa hwaya kanpa nichilowa maske yameh kihxiniah tenextle, ika notlamachilis nochipan kwahle nikwika notekiyotsin, wakaxtin san nikinwahtlaliah intepos ipan inakayowan, kanpa noteiticha ika aman nahwa nowaxkawan, chantlakameh, wan yonikintlaxtekileh, pewah nohtlatoliah:

―Kwahle yas itla yolkatl wan kikpiya noihke itstiwan kentla towakaxwan ―yaka kiktowa.

Panowa mestin, notepayolowah kanpa ekinekeh netsatsise, maske tlakiyeweh, ipan ohtin onpa netspipiyah, tlakameh ontlahpiyah kwak wetse wiktla, nahwa on tonahle ixnikisa tlahkon on wakaxtin nemeh nochimeh.

Se yewahle niwanokopa nochantsin nitlawanketsintle, nikpopolowa tlen tonahle nineme tlahkon ixnikpiya kochistle, tlahkon nikwahnemlia ika nikchiwas notekiyotsin, nikalake nochan, ihtik se tlayehtle nikixcha oksike nokakwan niman nikintlaliah. Nitlawanketl ihkon onikis, mestona kentla saken itla netslia maske ahakatl noihke notlatlalowa chikawaktsin.

Nase ipan tlahko tepetl, onpa nexcha, ninonetechowa ache niman nestkawilia nipanowa, nahwa ixnikinyolmateh, nipanwetse ipan tepetl wan kikwichah Korralpitsko, onpa nikita se korral, ihtik miyek wakaxtin wan sa tlatsiweh noliniah kihpewiyah sayolweyimeh, nikixcha notepex kema nikteke on wan ika saltika kaltentle, sanimantsin wetse niman notlapowa on kaltentle tlahkon kisah on wakaxtin, yolkameh sankwaltsin wahkisah kanpa nohwitsowah ika iwitswan on tepostle, nihneme kana se ome tlatemachihtle weye, sanimantsin netstlakahlilia tlawihle, nikneke ninotlalos maske yameh miyekeh kamilak netstepayolwiyah, netsatse niman pewah neslia.

―Timikis tlatsohle ―yaka kwaltowa ihtik yewahle.

Nochimeh nextewilana kanpa noaltepe, kinexchah ika nokakwan kwika iistiwan on wakaxtin.

Yewahle nehneme niman wetse weyekwalkantipan, netsalowa niman kamilak netstlayohwilcha.

Kimach wahtlanese nahwa enikpilowa notsontekontsin.

 

 

 

Deja un comentario